Ejercicios de gimnasia: Palabras que le acompañan (Parte 3/3)

Al ejecutar cada movimiento de la gimnasia, decimos en silencio una fórmula, una oración. Estas fórmulas, estas oraciones, no sólo nos ayudan a tomar conciencia de la importancia y el significado de cada gesto, sino que también envían vibraciones que penetran en la sustancia misma de nuestro ser.

La importancia del silencio interior

Les mostraré cómo cada uno de estos movimientos puede estar vinculado a un símbolo, una figura geométrica. Como en todos los ejercicios espirituales, es mejor poder hacer estos ejercicios gimnásticos en silencio, rodeado de silencio, pero también y sobre todo en silencio interior. Así que, antes de empezar, den un vistazo dentro de ustedes mismos, y dejen que este silencio – esta expresión de paz, armonía y luz – les llene.

Es inútil aspirar a cualquier tipo de realización espiritual mientras no consigan interrumpir el flujo ruidoso e incontrolado de sus pensamientos y sentimientos. Cuando consigan alcanzar este silencio, comunicarán una gracia sutil y un ritmo a sus gestos, que se transmitirá a todas sus células y tendrá también un efecto positivo en todos los seres que les rodean.

El habla interior se llama «La Palabra», y es un lenguaje universal, entendido por los ángeles y todas las criaturas

A menudo les he dicho que incluso los animales y las plantas son sensibles a la atmósfera que emanamos. Una vez que se ha establecido el silencio, pueden comenzar los ejercicios, diciendo las fórmulas en su mente al mismo tiempo. Este discurso interior es lo que se llama «la Palabra».

«La Palabra» es un discurso que aún no ha llegado al nivel físico. Está ahí, real y viva pero inaudible, y se manifiesta en el mundo invisible como formas, colores y vibraciones. Es gracias a la Palabra que pueden hacerse oír en los diferentes reinos de la naturaleza. Esto se debe a que la Palabra siempre puede encontrar una expresión inmediata y apropiada que todas las criaturas, incluso los ángeles y los arcángeles lo entienden; sí, la Palabra es el lenguaje universal.

Buscamos contactar con nuestro Ser Superior, nuestro Ser Divino

Al final de cada fórmula, añadimos «para la gloria de Dios». ¿Por qué? Porque en la vida espiritual es esencial que sepamos a quién servimos. Debemos ver incluso los ejercicios gimnásticos como una oportunidad para glorificar al Señor.

Diré unas palabras más sobre esto. En lugar de decir «para la gloria de Dios», también podemos decir «para la gloria de nuestro Padre celeste» o «para la gloria de mi Padre celeste». Con esta fórmula, buscamos contactar con nuestro yo superior, nuestro yo divino, más directamente.

Despertando una conciencia interior de nuestro origen divino

Porque la verdad es que, en lo alto, en el mundo divino, somos una chispa de la misma naturaleza, la misma quintaesencia, como Dios, nuestro Padre celeste. Todos los seres humanos son hijos e hijas del mismo Padre celestial, y cuando decimos «nuestro Padre celeste» o «mi Padre celestial», cada uno de nosotros está enfatizando esta filiación, esta identidad, aún más fuertemente.

Al hacerlo, despertamos una conciencia interna de nuestro origen divino, y creamos una conexión con el Señor para que, eventualmente, nos fusionemos con él. Porque estamos predestinados a decir un día, como dijo Jesús, «Mi Padre y yo somos uno».

Aprendan o practiquen los ejercicios 

Si desean aprender o practicar los ejercicios puede comprar el libro Bringing Symbols to Life (que incluye un DVD), del cual se ha tomado esta serie, en Prosveta, o descargarlo a través de este enlace en Amazon. O ver el video en YouTube (con subtítulos en español).

A continuación, el Maestro nos demuestra los ejercicios.

Omraam Mikhaël Aïvanhov

Bringing Symbols to Life – The Gymnastic Exercises
Cp. 1, The treasures hidden in very simple exercises.

2020-06-03T18:16:18+01:00junio 5th, 2020|Acceso a todo, Métodos y Prácticas Diarias|0 Comments

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.