Es el espíritu en nuestro interior, que lo sabe todo

Esta cuestión del espíritu y de la materia es infinita, porque, bajo otras formas, el espíritu y la materia son el hombre y la mujer, lo positivo y lo negativo, lo emisivo y lo receptivo, el Cielo y la Tierra. Nada es mas importante que los dos principios. Pero hay que comprender cuáles son su sitio y su papel respectivos para no privilegiar a uno en detrimento del otro.

Los humanos siempre tienen tendencia a irse a los extremos: o se interesan solamente por el espíritu y descuidan la materia, o se interesan solamente por la materia y el espíritu se va. Eso es lo que se produce en la actualidad.

Sin el espíritu permanecemos inertes e inanimados

Los seres humanos se ocupan de la materia sin introducir en ella el espíritu, y la materia permanece inerte, inanimada. Mientras que, introduciendo en ella la vida, se vuelve expresiva. La prueba, ¿por qué un hombre o una mujer pueden ser tan atractivos, tan expresivos? Debido al espíritu que hay en ellos y que anima su materia. Y esto es tan cierto que, cuando el hombre muere, la materia de su cuerpo no sólo ya no está viva, sino que empieza a pudrirse. Es el espíritu el que lo hace todo a través de la materia. La materia está muerta sin el espíritu.

E incluso yo, tal como soy aquí en la Tierra, no conozco gran cosa, no veo gran cosa, no soy nada. Pero me doy cuenta a veces que, lejos de mi cerebro, lejos de mí cuerpo, mí espíritu, o bien, si quieren, las entidades que me habitan, sienten y ven cosas. ¡Cuántas veces lo he constatado.

Es el Ser en mí que sabe lo que piensan

Yo no leo los pensamientos, no soy clarividente, pero aquél que está detrás de mi, o en mi, sabe todo lo que sucede en ustedes: sus pensamientos, sus preocupaciones, sus problemas, y, a veces, as!, al azar, para divertirse, me desliza algunas palabras.

Y después, tal persona viene y me dice: «¡Eso que usted ha hablado era exactamente lo que me preocupaba! ¿Cómo ha podido saberlo y darme exactamente la respuesta?’ En realidad, no sabia nada, pero hay en nosotros alguien que lo ve todo, que lo sabe todo, que lo puede todo.

Nosotros estamos aquí en esta pequeña sala, limitados, pero nuestro espíritu está en todas partes, por eso debemos llegar a darle cada vez más la posibilidad de manifestarse a través de nosotros.

Omraam Mikhaël Aïvanhov
Obras Completas, Vol. 17, Conócete a Ti Mismo: Jnani Yoga – Parte 1

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.