Iglesia de San Juan: Vienen grandes cambios (Parte 7/7)

Pero en el futuro – está escrito en Ezequiel – habrá tantos cambios, la luz y el amor de Dios se propagarán de tal forma entre las criaturas, que éstas serán instruidas por el mismo Dios, comprenderán las escrituras, vivirán una vida perfecta, profetizarán y tendrán sueños.

En aquel momento, los humanos ya no tendrán necesidad de sacerdotes ni de pastores, ni tampoco de mí. Sí, todos los humanos serán guiados, dirigidos por el espíritu divino. Está dicho, y esto se realizará. Entonces, todos estos beatos que venden medallas y pequeñas reliquias con un pedazo de madera de la cruz de Jesús, (y en dos mil años, ¿no se habrá liquidado un bosque entero?) se verán obligados a cerrar sus tiendas, porque todos irán directamente a la Fuente.
Y ésta era la idea de Jesús cuando decía: «En espíritu y en verdad.» En espíritu y en verdad, es decir, separado de la materia y de las mentiras. Cuando los humanos vivan en el espíritu y en la verdad, ya no necesitarán de todas esas muletas, ¡sus piernas llegarán a ser más sólidas y caminarán!

Lo que Jesús tenía en su pensamiento era grandioso; veía a personas todavía tan débiles, vulnerables y mezquinas, que siempre contaban con algo material y exterior a ellos, pero él quería una humanidad fuerte que sólo contara con su poder interno, espiritual.

Omraam Mikhaël Aïvanhov,
El Bonfin, 25 de agosto de 1965

Obras Completas, vol. 26.  Acuario, llegada de la Edad de Oro – II
Cap. 2 secc. ii, La verdadera religión de Cristo

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.