La Conciencia: Cambien la pelicula, no la pantalla (Parte 2/3)

Para la mayoría de los seres humanos, el grado de conciencia que ha alcanzado momentáneamente es una formación de la personalidad. Todavía no ha llegado a la supraconciencia, que es el grado de conciencia propio de la individualidad. Es por ello que todos los ejercicios y prácticas individuales enseñadas en una escuela iniciática están diseñadas para permitirles establecer una sintonía entre sus naturalezas superiores e inferiores. Leer más.

Una nueva comprensión acompaña a niveles de conciencia más elevados

Si tuviese la conciencia expandida que caracteriza a la individualidad, comprendería que todos los seres están conectados, que representan una unidad en el océano de la vida universal en el que nadan las criaturas, y tendría sensaciones diferentes de las que conoce habitualmente, sensaciones de gozo, de maravilla, de inmensidad… Pero puesto que su conciencia es una construcción de su personalidad y tiene sus raíces en los tres cuerpos de la personalidad, está limitada.

Pero volvamos a la conciencia. De manera general podemos decir que la conciencia es el reflejo de las preocupaciones del ser humano, de su manera de vivir, y sólo existe como una consecuencia de todos los procesos físicos y psíquicos que se desarrollan en el ser humano. Es una pantalla en la que se proyectan las imágenes de la vida interna y externa.

Cambien la película, no la pantalla

La conciencia se manifiesta a nivel del cerebro, pero es el resultado del funcionamiento de todas las células; hay que actuar, pues, sobre las células para cambiar la conciencia, y no sobre la pantalla, que está al margen de todo eso. Si la conciencia de ustedes es desgraciada, si es presa de angustias y de obsesiones, hasta que no cambien de vida es inútil que intenten escapar a estas angustias y obsesiones. De lo contrario, es como si estuviesen descontentos de las imágenes que se proyectan en una pantalla, y ¡quisieran cambiar la pantalla en lugar de cambiar la película!

Y a menudo es muy difícil cambiar esa película, por lo que puede ser mejor trabajar en hacer una nueva. En último término, si el hombre es inteligente, puede darse cuenta mediante su conciencia, de la necesidad de pedir otros films. Y esto es posible porque el Cielo siempre está dispuesto a darnos nuevos films. Lo que no hará, en todo caso, es cambiar la pantalla; la pantalla ya es suficientemente grande, amplia, y está bien colocada. Son las imágenes las que no son correctas; la pantalla, en cambio, es lo que es.

Para cambiar el film no deben confiar en su poder, ni en su voluntad, sino solamente en sus propias acciones justas, diáfanas, honestas… Y entonces ¡no hay más  que hablar!, ¡están liberados! Una conciencia atormentada nunca será sanada permanentemente con drogas o psicoanálisis.

Si son dedicados y tienen la mente clara, a través de la reflexión y la meditación descifrarán las imágenes en la pantalla, y veren si son un reflejo de sus naturalezas superiores o inferiores. A través de esto aprenderán, se volverán conscientes de la realidad, de que en el mundo invisible hay leyes que son respetadas, y se decidirán a actuar con mayor inteligencia y sabiduría.

Omraam Mikhaël Aïvanhov

 

Lee más en este artículo sobre Conciencia y Ciencia Iniciática

Volviéndose un Iniciado: En el nuevo Milenio

 

Izvor 222, La Vida Psíquica: Elementos y Estructuras
Capítulo 11, La Conciencia

Obras Completas, vol. 17, Conócete a Ti mismo: Jnani Yoga – Parte 1
Capítulo 7. La Conciencia

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.