La Personalidad: Naturaleza Superior e Inferior (Parte 2/7)

Y ahora, veamos cómo se ha formado la personalidad. El origen de la personalidad es el espíritu. No existiría si el espíritu no la hubiese fabricado, si no la hubiese hecho salir de sí mismo, emanado. En el origen está el espíritu y cuando el espíritu quiso manifestarse en las regiones inferiores, hechas de una materia mucho más densa y más opaca, formó tres cuerpos.

Desde el más sutil al más denso, fue primero el cuerpo mental, después el cuerpo astral y luego el cuerpo físico (con su doble, el cuerpo etérico); y son estos tres cuerpos los que forman la personalidad. En cuanto a la individualidad, es una parte de Dios mismo. Todos los Iniciados están de acuerdo sobre este punto: es una chispa, es una entidad, una llama, una inteligencia… Y tiene posibilidades grandiosas, puede saberlo todo, verlo todo, crearlo todo.

Los cuerpos en nuestra naturaleza inferior, son un reflejo de la superior

Ustedes dirán: «Pero, ¿cómo es posible que la personalidad, que es una formación de la individualidad, sea tan limitada, débil ciega y esté sujeta a errores?» Les responderé: cada uno de nosotros posee esta individualidad que es de esencia divina, que vive en las regiones celestiales y goza allí de la mayor libertad y de la mayor luz. Tiene la felicidad y la paz y posee todos los poderes. Sin embargo, sólo puede manifestarse en las demás regiones a través de los cuerpos que se ha formado, y se expresa a través de la personalidad sólo en la medida en que se lo permiten estos tres cuerpos inferiores.

Por lo tanto, una persona que aquí abajo es débil, ignorante y está enferma, es al mismo tiempo, arriba, una entidad que navega en regiones sublimes, que tiene la luz, el conocimiento y el poder. Por lo tanto, en el mismo ser, encontramos abajo esta limitación y arriba esta riqueza y esta omnipotencia.

La ciencia oficial estudia básicamente el cuerpo físico

La ciencia esotérica nos explica que el humano es un ser muy complejo, muy rico, vasto y profundo, y sobre todo que hay en él mucho más que lo que vemos. Y ésta es la gran diferencia entre la ciencia esotérica y la ciencia oficial. La ciencia oficial dice: «Conocemos bien al ser humano, se puede dividir en tantas partes, tiene tales órganos, células, sustancias químicas que podemos enumerar y a las que hemos dado nombres. Este es el ser humano, ahí está todo».

Tomará tiempo antes que los cuerpos inferiores puedan expresar las cualidades de la Individualidad

Mientras que la ciencia esotérica, por su parte, afirma la existencia de otros cuerpos además del cuerpo físico, de los que ya os he hablado: los cuerpos astral, mental, causal, búdico y átmico. Pues bien, como la individualidad no puede manifestarse completamente a través de estas regiones tan densas, condensadas y complicadas de la personalidad, hace falta mucho tiempo, muchas experiencias, muchos ejercicios y estudios, durante siglos y milenios, para que estos cuerpos se desarrollen.

El día en que estén desarrollados, el cuerpo mental se volverá tan sutil y afinado que comenzará al fin a comprender, a sentir y a captar toda la sabiduría que posee la individualidad y que no puede aún transmitirle. El cuerpo astral será capaz de reflejar los sentimientos más nobles y más desinteresados. Y finalmente, el cuerpo físico tendrá todas las posibilidades de actuar, de ser resistente y de mantenerse en buena salud.

(Aquí, más artículos sobre este tema)

(Continúa…)

Omraam Mikhaël Aïvanhov
Obras Completas, Vol. 11, La Clave de los Problemas de la Existencia

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.