Nutrición – El caso del vegetarianismo (Parte 4/7)

La diferencia entre la nutrición carnívora y la nutrición vegetariana reside en la cantidad de rayos solares que contienen. Las frutas y las verduras están tan impregnadas de luz solar que se puede decir que son una condensación de luz. Cuando se come una fruta o una verdura se absorbe, pues, luz solar de manera directa, la cual deja muy pocos residuos en nosotros. Mientras que la carne es más bien pobre en luz solar, por lo que está sometida a una rápida putrefacción; ahora bien, todo aquello que sufre una rápida putrefacción es nocivo para la salud.

La carne es nociva, además, por otra causa. Cuando se lleva a los animales al matadero, éstos adivinan el peligro, sienten lo que les espera, tienen miedo y enloquecen. Este terror provoca un desarreglo en el funcionamiento de sus glándulas, las cuales segregan un veneno. Nada puede eliminar este veneno; se introduce en el organismo del hombre que come carne y ello evidentemente no es favorable ni para su salud ni para su longevidad.
vege2

 

Ustedes me dirán: «Si, pero la carne es exquisita». Quizás, pero tengan en cuenta que sólo piensan en vuestro placer, en vuestra satisfacción. Solamente cuenta para ustedes el placer del momento, aunque tengan que pagarlo con la muerte de innumerables animales y con vuestra propia ruina.

Además, es necesario que sepan que todos los alimentos que absorbemos se convierten dentro de nosotros en una antena que capta específicamente determinadas ondas. Así es como la carne nos une al mundo astral. En las regiones inferiores del mundo astral pululan seres que se devoran entre si como lo hacen las fieras salvajes.

Quien come carne mantiene en su cuerpo un lazo invisible que le une al mundo de los animales, y se horrorizaría si pudiera ver el color de su aura.

En fin, quitar la vida a los animales es una gran responsabilidad. Matando a los animales para comerlos, no solamente se les quita la vida, sino también las posibilidades de evolución que la naturaleza les habia dado en esta existencia.

Respecto al pescado, hay que tener en cuenta otros hechos. Los peces se encuentran desde hace millones de años en muy malas condiciones evolutivas. Esto resulta evidente cuando se estudia la estructura de su organismo; su sistema nervioso, por ejemplo, sigue siendo muy rudimentario. Por lo tanto, está permitido comerlos porque ello les hace evolucionar. Además existe en los peces un elemento especialmente necesario en la época actual: el yodo.

(Continuará…)

Omraam Mïkhael Aïvanhov

Leer más en…
El Yoga de la Nutrición, Izvor 204
Capítulo 5, «El vegetarianismo «.
Hrani Yoga, Obras Completas, Vol. 16.

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.