La Tabla de Esmeralda: Liberen las corrientes divinas en su interior (Parte 1/3)

– “Como es arriba, es abajo”…

“Hermes Trismegisto dijo,  “Como es abajo, es arriba, y como es arriba, es abajo”.  No es, como muchos han pensado, una cuestión de que las cosas abajo sean réplicas idénticas, exactas, de lo que está arriba. Lo que está abajo es como lo de arriba, en el sentido de que las leyes y funciones son las mismas. Decir que algo es “como” otra cosa, no quiere decir que sean exactamente las mismas. Cuando ven una casa reflejada en el agua, lo que está arriba en el mundo real, es como lo que está abajo en el mundo reflejado, pero los dos mundos no son idénticos.

Hay, por lo tanto, dos mundos: el mundo del reflejo e ilusión abajo, y el mundo de la realidad arriba. En cada uno de los dos mundos, hay también un “arriba” y un “abajo”, de modo que lo que está abajo en el mundo de la ilusión, se corresponde con lo que está arriba en el mundo de la realidad. Y dado que el Creador está en el nivel más alto en la jerarquía divina, en el ser humano – que es un reflejo de esa jerarquía – la función creativa está en el nivel más bajo.

Ya les he hablado hace mucho tiempo atrás, sobre esta inversión, cuando les dije que las piedras, los minerales y cristales son el reflejo abajo del mundo divino arriba. Los centros más bajos en el ser humano, se corresponden con los niveles más elevados en el mundo divino, pues en el ser humano o microcosmos, el macrocosmos encuentra su reflejo invertido. Es por ello que se dice que Brahma, el Creador, habita en el vientre del ser humano.

Hermes T Jwo

El tema es infinitamente vasto, pero ya he dicho bastante… suficiente por el momento, de todas formas. Si les dijera más, no sabrían qué hacer con ello; sólo sería una carga para ustedes. Por supuesto, lo sé, todos siempre quieren saberlo todo, pero es por simple curiosidad. En la verdadera enseñanza iniciática, lo que importa es que los discípulos pongan las cosas en práctica, y aprendan a descansar en sus propias fuerzas, sus propias capacidades, a fin de lograr algo válido. Estoy bastante consciente de que no les gusta lo que les digo, porque están acostumbrados a buscar las soluciones fuera de ustedes mismos.

Y es precisamente por esa razón que los centros de fuerza en vuestro interior no funcionan como deberían: están oxidados, y las corrientes no pueden fluir como debieran.

Quizás dirán que trabajan en ustedes mismos, pero que no obtienen ningún resultado. Por supuesto, nada de esto es fácil, y el asunto de la reencarnación influye, también. Si esta es la primera encarnación en la que han intentado trabajar con esos centros, no les debe sorprender que lo encuentren difícil: han sido dejados inactivos e inmóviles por siglos, por lo que difícilmente pueden esperar algo más. Pero quienes ya han hecho algo de trabajo en esta línea en encarnaciones previas, y que continúan haciéndolo en su vida actual, entonces, naturalmente, lo encontrarán menos difícil y tendrán algunos resultados.

Es por eso que les estoy diciendo que se apuren y comiencen a hacer algo al respecto en esta encarnación, sabiendo que si no comienzan ahora, no podrán hacerlo hasta la próxima vez. Por el momento sólo obtendrán resultados muy magros, pero eso no importa: al menos habrán comenzado. En su próxima encarnación partirán desde donde quedaron, y entonces obtendrán resultados substanciales. Así que lo importante es que ahora, en esta encarnación, comiencen a liberar las corrientes divinas en su interior.

Omraam Mikhael Aivanhov
Izvor 219, Cuerpos y Centros Sutiles

Imagen: Hermes Trismegisto (Según Branz Bardon)

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.