El futuro de la humanidad

«Los anales de la Ciencia Iniciática mencionan que la especie humana que conocemos, no es la única que ha estado sobre la tierra. Otras especies humanas nos han precedido, algunas con una cultura más avanzada que la nuestra. Si desaparecieron, es porque dieron libertad a los impulsos de sus naturaleza inferior, que no tiene otro propósito que controlar y esclavizarlo todo, tanto a los seres humanos, como a la naturaleza.

Es un muy mal presagio para el futuro de la humanidad, el que veamos esas tendencias de dominación volverse más y más prevalentes, especialmente mientras los avances científicos y tecnológicos continúan entregándonos más medios. El destino de la Atlántida puede ser repetido en nuestros días, pero bajo otra forma. En el pasado fue el agua que destruyó al continente de la Atlántida, pero la próxima vez será el fuego en todas sus formas. Si los seres humanos no aprenden a poner a su naturaleza inferior, al servicio de su naturaleza superior, de los poderes del alma y el espíritu, entonces la humanidad se destruirá a sí misma.

La Inteligencia Cósmica, que vive en la eternidad, puede fácilmente hacer surgir otra humanidad más, y dejará que la nuestra siga su propio camino. Tantas especies ya han desaparecido, que la Inteligencia Cósmica no tendrá problema, si es que acaso la humanidad desaparece por su propia culpa. Con los pocos que sobrevivan, podrá preparar una nueva.

Screen Shot 2015-09-28 at 19.02.04

Hay un secreto que sólo los grandes maestros han descubierto, y es que dentro de ustedes hay dos triángulos: dan desde lo inferior y reciben desde arriba. Combinados, estos triángulos se vuelven el Sello de Salomón. Cuando son el triángulo rojo espiritual en relación a los humanos, ustedes dan, y de esta forma se convierten en el triángulo azúl de la materia en relación al Cielo. Dan y reciben… dan y reciben. Hasta que aprendan esto, se sentirán cansados y arrepentidos, de trabajar para los demás. Deben aprender, entonces, a ser el triángulo rojo que da a la tierra, y al mismo tiempo el triángulo azul que recibe desde el Cielo. En otras palabras, deben ser emisores respecto al mundo, y receptores respecto al mundo superior.

Asi que ahora, queridos hermanos y hermanas, decídanse a volverse triángulos del espíritu, y a hacer algo por los demás, en vez de querer que todo el mundo gire alrededor de ustedes. Quienes piensan sólo en sí mismos, retrasan su propio desarrollo, pero quienes trabajan para otros, se vuelven más fuertes. El cuerpo físico trabaja, utiliza sus energías, y se vuelve más débil con los años, es cierto, pero el espíritu se vuelve más fuerte. Un triángulo disminuye mientras que el otro se incrementa.

Omraam Mikhaël Aïvanhov

Izvor 208, El Egregor de la Paloma o el Reino de la Paz
Obras Completas, Vol. 1, El Segundo Nacimiento

 

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.