reincarnation

“Les mostraré que nada tiene sentido sin la reencarnación: nada en la vida, nada en la religión. Pregúntenle a un sacerdote o un pastor quién creen que decide que una persona debe ser rica, guapa, inteligente, fuerte y exitosa en todo lo que emprenda, mientras que otra es enfermiza, fea, pobre y miserable y estúpida: responderán que es la Voluntad de Dios. Pueden agregar todo tipo de explicaciones sobre la gracia y la predestinación, pero eso no lo hace más claro. Aún dirán que todo apunta a una sola cosa: La Voluntad de Dios.”.

Les pido que usen la mente que Dios les dio, y decidan si este razonamiento tiene sentido.

Dominar el propio destino

¿Les gustaría saber donde irán cuando dejen la tierra? Es simple: serán naturalmente arrastrados a las regiones que han sido el foco de sus deseos toda la vida.

Si usan sus energía para pedir inteligencia, amor y belleza, y también para encarnarlas en esta vida, pueden estar absolutamente seguros que no hay fuerza que les evite encontrarlas en las regiones que su corazón ansía.

Aquellos que intentan vivir cada día cumpliendo las leyes divinas, y haciendo contacto con los espíritus luminosos, logran que éstos se queden en su interior: los espíritus, atraídos por ellos, se les unen en su trabajo. Más tarde, cuando estas personas dejan la tierra, cuando su cuerpo físico se desintegra y todas las partículas que los componen retornan a los cuatro elemenros, se hallaran en el siguiente mundo en compañía de los espíritus que han atraído. De esta forma, cada uno de ustedes, sin saberlo, y sin siquiera conocer a los amigos que estarán allá con ustedes, están trabajando para crear la sociedad de la que serán parte en el mundo que está más allá. Esta es la explicación de lo que las religiones han llamado cielo e infierno.

2 mars escalier5

En efecto, el destino del ser humano está determinado por la naturaleza de sus necesidades. Por ejemplo, si necesitan alcohol y drogas, si necesitan frecuentar night clubs cada noche, o gastar su dinero apostando, su destino ya está definido por anticipado: degradación moral, ruina financiera y posiblemente prisión.

Y si necesitan contemplar la belleza divina, o difundir paz y luz alrededor de ustedes, aquí también es evidente por sí mismo: Serán recompensados con felicidad y realización. ¿Cómo es que las personas nunca se han dado cuenta que cada deseo o necesidad, cada anhelo que guardan, les lleva a caminos correspondientes que conducen automáticamente ya sea a regiones infestadas con avispas, serpientes y bestias salvajes, de las que nadie puede escapar intacto o, al contrario, a regiones de luz y esplendor y alegría sin límites? El ser humano determina su propio destino por sus propias inclinaciones, gustos y deseos.

Todo es grabado, archivado y computado y, al final, cuando un hombre muere y va al otro lado, las entidades celestiales que encuentra ni siquiera le preguntan “¿Cómo has vivido? ¿Qué has hecho? ¿Ayudaste o confortaste a alguien, guiaste a alguien hacia la Fuente Eterna?”. Nunca le preguntan a un ser humano, ¡porque saben de antemano que mentirán! No, toman un pequeño rollo de película de ellos, lo ponen en sus proyectores y les dejan verlo por sí mismos. Ustedes pensarán que es imposible. ¡En absoluto! Cada uno de nosotros tiene un pequeño grabador, un átomo, albergado en una punta de su corazón, que contiene la grabación de cada detalle de nuestras vidas.

Los cristianos creían en la reencarnación hasta el siglo cuarto, así como los judíos, egipcios, indios, tibetanos, etc. Pero sin duda los Padres de la Iglesia se dijeron a sí mismos que esta creencia daría a las personas demasiado tiempo, estaban mejorando demasiado lento, y si la idea de reencarnación se eliminaba, harían un progreso más veloz, ¡pues pensarían que sólo hay una vida para hacerse perfectos! Gradualmente la Iglesia inventó más y más horrores a fin de asustar a las personas y conseguir que se volvieran obedientes, como consecuencia, ¡en la Edad Media todos creían que habia demonios, Infierno y condenación eterna! La creencia en la reencarnación fue abolida, de forma que el miedo forzara a las personas a vivir mejores vidas, pero el resultado fue que no sólo no mejoraron, sino que se volvieron peores y peores ¡y más encima ignorantes! Debemos volver a esta creencia. Sin ella nada es verdad, nada tiene sentido en la vida, y Dios se vuelve un monstruo de crueldad.

Este tema se cubre extensamente en:

También puedes leer las mini-series y los posteos que utilicen el tema Destino y Reencarnación, o buscando la palabra “reencarnación” en el buscador del sitio.