La armonía: Crear un clima armónico (Parte 5/5)

Volviendo al tema de las almendras, permítanme comenzar hablando de algo que he notado a menudo: mucha gente compra almendras (y también nueces, avellanas y maníes, para el caso) que ya han sido descascaradas. Por supuesto, es mucho más conveniente: son más ligeras y fáciles de tratar, pero no lo recomiendo en absoluto.

Nunca se sabe cuánto tiempo han estado pelados y ciertamente han perdido todas sus partículas etéricas y, en consecuencia, toda la vitalidad, así como la mayor parte de su sabor y todo el valor nutritivo. Es como si estuvieran comiendo algo sin vida.

En el caso de ciertas frutas y verduras la situación es diferente: el arroz entero, por ejemplo, o el trigo o las judías conservan su sabor y sus cualidades nutricionales porque tienen una piel interior. Pero es mejor no comprar las nueces ya descascaradas.

Permítanme añadir que tampoco deben comerse frutas o verduras que hayan sido recogidas mucho antes; también se han marchitado y ya no tienen vida. Pagan menos por ellas, es cierto, pero, de hecho, cuestan más porque no les dan vida. Y es la vida lo que cuenta, la vida que es más importante que cualquier otra cosa.

Si tienen vida tienen todo el resto, también, porque parte de esa vida se convierte en inteligencia, otra parte se convierte en amor, otra parte en actividad, voluntad, energía y así sucesivamente. Mientras que cuando la vida disminuye, gradualmente pierden todos sus poderes y facultades. La gente se llevaría mucho mejor si adquiriera el hábito de contar más con la vida y menos con lo externo.

Por supuesto, sé que nadie es capaz de vivir perpetuamente en un estado de perfecta armonía, pero siempre se puede ser consciente y vigilante, de modo que, si se descubre que se ha vuelto a caer en la desarmonía, se puede controlar y revertir la situación de nuevo.

Nunca deben permitirse albergar un clima de desarmonía por mucho tiempo, ya que se extiende a todas sus células, corta toda comunicación, todas las corrientes, toda la circulación, hasta que el organismo ya no puede resistir el desorden.

Omraam Mikhaël Aïvanhov
El Bonfin, 15 de julio de 1970

Obras Completas, Vol. 6, La Armonía
Cap. 1, La armonía.

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.