‘Hombres y mujeres están aquí en la tierra para trabajar, y cuando digo trabajar, esto quiere decir en primer y más importante lugar, trabajar en ellos mismos, esforzarse en ir más allá de sus limitaciones, sobrepasarse a sí mismos.’

Este trabajo es espiritual en su naturaleza: “El trabajo espiritual es un asunto de desarrollar la parte divina de ustedes mismos, que en la vida ordinaria es atacada y aplastada por todo tipo de ocupaciones y problemas… Aprendan a establecer orden y armonía en ustedes mismos, permitan que su naturaleza divina florezca a la luz del amor.”

21march pommier en fleur

Para permitir que florezca este aspecto divino, necesitamos trabajar en la materia de nuestros cuerpos físicos:

‘La verdadera misión de un espiritualista* es trabajar en traer el cielo a la tierra, al reino material. Esto significa que debe primero traer el cielo a su cuerpo físico… Todos quienes verdaderamente desean el bien de la humanidad, deben pedir que la luz, el espíritu, la fuerza divina, desciendan e impregnen cada una de sus células.’

*Espiritualista aquí significa alguien que se ha embarcado en el sendero espiritual.

Todos los métodos que el Maestro nos ha entregado, nos llevan a este objetivo:

‘Cuando coman, cuando hagan sus ejercicios de respiración, cuando recen, mediten, canten y vayan a observar el amanecer, sepan que es posible absorber la quintaesencia.’

24 oct.29 sept.bonfin gym

Cuando trabajamos en nosotros mismos, no debemos olvidar trabajar para el resto. Así, en la Fraternidad la mayoría del trabajo es realizado colectivamente, con el objetivo de trabajar para el beneficio de todos.

‘Ahora deben decidir no trabajar sólo para ustedes, sino para la colectividad. Sí, es en vuestro propio interés, porque son parte de la colectividad. Cuando ésta mejora y evoluciona, ustedes son beneficiarios. Cosechan el beneficio porque han puesto su capital en un banco llamado la familia humana.’

‘Jesús trabajó para la colectividad, para la universalidad, pero nadie entendió eso. Está en nosotros hoy llevar a cabo su trabajo, establecer en nuestro interior la armonía, la abundancia y la perfecta organización del mundo superior.’

Este tema es cubierto en forma exhaustiva en: