Los órganos espirituales: El árbol del conocimiento (Parte 6/6)

Dice el Génesis que Adán y Eva comieron del Árbol de la Ciencia del Bien y del Mal. Esto significa que no se limitaron a conocer el mundo del espíritu, sino que quisieron descender a la materia; empezaron pues a descender, y entonces, a través de la felicidad y de los sufrimientos, la salud y la enfermedad, empezaron a experimentar el mal hace millones de años.

El descenso

Dependía de ellos el quedarse en lo alto, en el Paraíso, y el comer únicamente los frutos del Árbol de la Vida eterna, pero, tentados por la curiosidad, quisieron ver lo que había más abajo y fue entonces cuando empezaron a experimentar el frío, la oscuridad, la enfermedad y la muerte.

Y la humanidad continúa aún su descenso… Algunas religiones llaman a ese descenso el «pecado original.» Sin embargo, también puede interpretarse como experiencias a las que los seres humanos han querido entregarse. Sí, este Árbol de la Ciencia del Bien y del Mal suponía unos estudios a realizar, unos estudios difíciles, puesto que el hombre debe afrontar una materia cada vez más densa.

Un buen día los seres humanos comenzarán a estudiar el bien, no el mal

Pero, ¿qué hay de malo en ello? Eligió bajar para instruirse y descendió. Ahora está sumergido en sus estudios hasta el cuello, pero se da cuenta de cuál es el infierno que se aventuró a conocer. De momento estudia el mal, pero un buen día se elevará para estudiar el bien.

Conozco los proyectos y los planes de la Inteligencia cósmica: sé que cuando los humanos hayan vencido y dominado la materia gracias a los cinco sentidos, de nuevo empezarán a remontar el vuelo hacia las alturas para desarrollar sus sentidos espirituales.

Así pues, quienes deseen avanzar por el camino de la evolución, que comiencen a reducir un poco sus sensaciones, que se adquieren a través de los cinco sentidos, y que busquen, a partir de ahora, en ellos mismos. Dentro hay amplitud, abundancia… ¡sólo hace falta buscarlo!

Omraam Mikhaël Aïvanhov

Centros y Cuerpos Sutiles, Izvor 219
Cap. 1: Evolución Humana y Desarrollo de los Centros Espirituales.

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.