El mundo invisible: El espacio está lleno de millones de seres invisibles (Parte 4/4, Final)

El espacio está poblado por miles de millones de entidades maléficas que han jurado la pérdida de la humanidad. Claro que también está poblado por miles de millones de entidades luminosas que están ahí para protegerla y ayudarla. Sí, pero su ayuda y su protección nunca serán absolutamente eficaces si el mismo hombre no hace nada para andar por el buen camino.

Y tampoco ningún Maestro será capaz de protegerles si se obstinan en llevar una vida irrazonable. Un Maestro les instruye, les ilumina, trata incluso de influenciarles con sus pensamientos y sus sentimientos, pero si con sus propios descuidos, su ligereza, o, incluso, su mala voluntad, destruyen todo su trabajo y abren sus puertas a las entidades tenebrosas, ¿qué puede hacer él?…

Necesitamos cultivar la sensibilidad hacia esos seres invisibles

Quien verdaderamente quiera avanzar en el camino de la evolución, debe empezar por desarrollar su sensibilidad hacia el mundo invisible. Pero esto no son más que preliminares. No basta con admitir la existencia de entidades y de corrientes que pueblan el espacio o que nos habitan; hay que esforzarse por emprender con ellas un trabajo constructivo.

Sí, todo esto es nuevo para ustedes, ¿verdad? Tienen cuidado en poner orden en todas partes en el plano físico, en sus casas, en su lugar de trabajo, o incluso en su apariencia exterior, y todo esto está muy bien; pero interiormente, en sus pensamientos y en sus sentimientos, lo dejan todo desordenado, porque no creen que estos pensamientos y estos sentimientos pertenezcan a un mundo que existe realmente y sobre el que es necesario trabajar para ordenarlo, armonizarlo y embellecerlo.

El mundo invisible es real y debe nuestra primera prioridad

¿Qué no hacemos para lo visible? Y, mientras tanto, lo invisible está ahí, completamente abandonado. Pues bien, de ahora en adelante hay que cambiar de actitud: el mundo invisible es una realidad y una realidad más importante que el mundo visible; por tanto tienen que ocuparse de él antes que nada.

Cuando se concentran en este trabajo interior, sienten que todo lo puro y luminoso que están viviendo, les conecta con otras existencias y con otras corrientes, hasta el infinito. Mientras que cuando concentran su atención únicamente en el mundo visible, material, se limitan, se empobrecen, y se materializan ustedes también.

Al forjar lazos con las entidades luminosas, probarán la vida divina

En cambio si trabajan con el mundo invisible, que es riqueza, inmensidad, se conectan con todas estas fuerzas creadoras, con todas esas entidades luminosas que circulan a través de las estrellas, de las constelaciones, de todos los mundos que pueblan el universo, y saborean la vida divina.

Omraam Mikhaël Aïvanhov

Izvor 228, Mirada al más allá
Capítulo 1, Lo visible y lo invisible
Les dejamos un post donde se describen las jerarquías de los seres invisibles:

Las Jerarquías Angélicas

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.