Nuestros órganos espirituales

– La Naturaleza ha establecido su jerarquía entre nuestros sentidos.

Por miles de años los seres humanos, han hecho todo lo que han podido para incrementar la variedad e intensidad de las sensaciones y percepciones transmitidas por sus cinco sentidos, y es este juego con el teclado de los cinco sentidos, lo que llaman cultura y civilización. Bien, todo lo que puedo decir es que lo encuentro muy inadecuado. No importa lo grande que sea el refinamiento de los cinco sentidos, siempre estarán severamente limitados porque pertenecen a la dimensión física.

La naturaleza ha planeado otra teclas para ese teclado: sí, un sexto e incluso un séptimo y octavo sentidos, mucho más intensos y más poderosos.

Por el momento, sin embargo, los seres humanos están confinados al uso de sus cinco sentidos físicos: se niegan incluso a reconocer que existan otras dimensiones esperando ser exploradas, otras visiones, esencias y texturas a ser experimentadas. Así que no es sorprendente que sean incapaces de disfrutar sensaciones nuevas y más variadas, ricas y sutiles.

Los seres humanos deben darse cuenta de que si siguen intentando multiplicar y amplificar sus sensaciones físicas, están destinados a amargos desengaños, pues estas sensaciones están severamente limitadas. ¿Por qué? Porque cada órgano está especializado: tiene una función específica y sólo pueden entregar las sensaciones correspondientes a dicha función. Si queremos experimentar sensaciones frescas, debemos fijarnos en otros órganos, órganos que aunque no lo sepamos, todos poseemos.

 

harmony4

 

A fin de sentirse realizadas y de disfrutar las sensaciones extraordinariamente ricas y poderosas que ansían, las personas tendrán que dejar de descansar exclusivamente en sus cinco sentidos físicos. Dios ha dotado el alma humana con ciertas facultades latentes, pero alguien cuya vida está demasiado absorbida por las cosas que le rodean, puede evitar que esas facultades se desarrollen.

Los occidentales han llevado la vida de los cinco sentidos a un alto grado de perfección, y están convencidos que esta es la forma de conocer todo lo que se puede conocer, y de alcanzar la perfección. Conocen bastante, eso es cierto, y experimentan un amplio rango de sensaciones, pero sus cinco sentidos devoran cada gota de energía psíquica, de modo que no les queda nada para la dimensión espiritual.

En Occidente, las personas viven demasiado en sus sensaciones físicas, no les queda energía para el cultivo de otras facultades. Pero se trata de una vida que oculta la vida verdadera. Es importante que entiendan esto, y que eliminen de sus vidas muchas sensaciones distintas, que les impiden percibir las cosas como son realmente. Cada uno de nuestros órganos de los sentidos, nos entrega un conocimiento parcial del mundo, y es interesante notar la jerarquía que existe entre ellos.

8 mai esprit

Ahora, si queremos penetrar en el mundo astral, ya no podemos descansar en nuestros cinco sentidos, necesitamos otro sentido adaptado especialmente a ese propósito, y capaz de percibir formas aún más sutiles de materia. Quien no haya desarrollado este sexto sentido, no puede estar consciente de que hay otros niveles de materia, otras regiones.

Sí, la naturaleza ha establecido esta jerarquía entre los cinco sentidos. Pero su trabajo no se detiene ahí: otros sentidos deben ponernos en contacto con regiones del universo más vastas y remotas. Hasta que los seres humanos no hayan desarrollado los órganos diseñados para ponerles en contacto con entidades más exaltadas, en regiones más sutiles y elevadas, su conocimiento estará severamente limitado. Si quieren dar un vistazo a la realidad completa, deben practicar hasta que tengan éxito en despertar otras facultades que siempre han estado ahí, en su interior, pero que duermen, esperando a que estén listos para utilizarlas…

Omraam Mikhaël Aïvanhov
Izvor 219, Centros y Cuerpos Sutiles

 

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.