Una carta del Maestro Peter Deunov (Parte 3/7)

El Maestro, Peter Deunov.

Estudiemos ahora estos tres niveles desde el punto de vista frenológico. Encontraremos el sistema egocéntrico en la región situada alrededor de las orejas (detrás y por encima de ellas) y en la región situada en la parte alta del cráneo. Miren este esquema: el centro 1 trata de impulsar la manifestación de la personalidad y las tendencias egoístas. Los centros 2, 3 y 4 tratan de defender a la personalidad y de protegerla para que pueda realizar sus tendencias (fig 1).

Después, el sistema biocéntrico está representado por dos regiones situadas, una en la parte de detrás de la cabeza, y otra, en la parte de delante, en la frente (fig. 2). Las partes 5. 6 y 7, situadas en la parte de detrás del cráneo, dan al hombre el deseo de casarse, de fundar un hogar, de tener hijos. Las partes 8. 9 y 10, tratan de procurarle todos los medios intelectuales que le llevarán a la realización de lo que desea.

Finalmente, el sistema teocéntrico está representado por las regiones situadas en lo alto de la cabeza, en una y otra parte de la línea mediana del cráneo (fig. 3). Estos centros son tres; son los centros del amor, de la esperanza y de la fe en Dios, las tres virtudes teologales.

Según el desarrollo de cada una de estas partes del cráneo, podemos clasificar a los seres humanos, adivinar sus tendencias, sus inclinaciones.

El pabellón de la oreja representa igualmente los tres sistemas:

-el lóbulo, el sistema egocéntrico: cuanto más grueso y ancho es, tanto más predomina el egocentrismo;
-el antehélix, el sistema biocéntrico.
-el hélix, el sistema teocéntrico.

Estos tres sistemas los volvemos a encontrar también en el desarrollo de la vida del ser humano. Cuando el niño es pequeñito no hace más que comer, beber; se lo lleva todo a la boca; todo lo que cae en sus manos le parece bueno para comer, y se imagina que el mundo entero debe contentar todos sus caprichos. No piensa ni en sus padres, ni en sus hermanos y hermanas; es el ejemplo perfecto del sistema egocéntrico.

Pero soportan al pequeñito, le aman y le protegen porque saben que un dia entrará en otro sistema… Cuando el niño crece no sale completamente del sistema egocéntrico, pero empieza a desarrollarse en el sistema biocéntrico: entabla amistades, relaciones. Años después, se hace adulto, funda un hogar, participa en la vida social a través de su profesión y de sus convicciones políticas; está completamente sumergido en el sistema biocéntrico.

Pero pasa el tiempo y el ser humano envejece; se siente cansado de tanto pensar en si mismo y en los demás, que a menudo le han decepcionado. Se prepara
para irse al otro mundo, se despoja de sus riquezas y la idea de Dios y del más allá le preocupa; su pensamiento se acerca al sistema teocéntrico.

Hablo en general, claro, porque en realidad no es necesario envejecer para entrar en el sistema teocéntrico; algunos jóvenes ya están en él desde muy temprano, mientras que hay ancianos que siguen hundidos en el sistema egocéntrico.

(Continúa…)

Omraam Mikhaël Aïvanhov

Y ahora, para terminar, quisiera leerles algunos pasajes del libro: «Las palabras sagradas del Maestro»:

El discípulo no espera que la felicidad venga de fuera. Se instruye, trabaja sobre sí mismo y en el mundo, pero sin olvidarse en él. La supuesta felicidad del mundo es como el carcelero que abre las puertas de la cárcel, hace salir a los prisioneros durante unos instantes y después los vuelve a hacer entrar en ella.

Debes sentirte como un alma viviente que persigue un tnple objetivo: sentir, pensar y actuar de acuerdo con Dios. Todos los demás seres humanos son para ti almas que deben amar a Dios. Los discípulos de la Fraternidad Universal no son hombres y mujeres, sino almas.

Las pruebas no son más fuertes que el ideal del discípulo; por eso. sólo en las pruebas podemos reconocer al discípulo. El discípulo es más fuerte que las condiciones difíciles, porque está por encima de ellas. Lleva dentro de si lo divino.

El discípulo resuelve las cuestiones más difíciles en medio de una calma absoluta cuando todos duermen y sólo Dios vela.

La dulce voz de Dios sólo se oye en el silencio.

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.